Inicio » Posts tagged 'vacaciones'

Tag Archives: vacaciones

Vacaciones para todos

ideas-for-holidays-with-kidsPor fin llegó el calor. Se ha hecho de rogar, pero parece que ya llegó para quedarse. Y, con él, las ganas de sol, de veranito, de escapadas, de viajes. Sin embargo, puede que algunos tengamos que echar muchas cuentas antes de decidirnos a comprar algún viaje, ¿verdad? Ya sea cruzando el charco, visitando aquella capital europea que llevamos tanto tiempo deseando o incluso escapándonos a las Baleares, que no por estar cerca significan un mal plan para ir de vacaciones.

Cansada de ser bombardeada con cientos de correos de ofertas poco claras, de las cuales nunca he conseguido ver nada en claro por más que lo intente, os comparto las plataformas que suelo utilizar para planificar mis viajes, por si os pueden servir de ayuda para planificar vuestras vacaciones, especialmente si tenéis flexibilidad en las fechas y destinos.

En el primer caso, se trata de Trabber, que permite seleccionar criterios como duración del viaje, a partir de una fecha concreta o incluso sólo en fines de semana y, con o sin destino, aparecerá una lista de posibilidades ante vosotros.

Por otro lado, hace poco descubrí Skyscanner (con útil app para móviles) que no sólo permite visualizar en un calendario las mejores fechas y precios para viajar sino que te aparece un planisferio con precios donde puedes elegir destino. Importante: no cobran gastos de gestión, sino que te remiten a la plataforma de venta del operador elegido.

Para el alojamiento, aunque no os descubra nada, suelo decantarme por Booking que por algo es el número uno. Es muy útil aunque hay que ser muy cauto. La apreciada opción de cancelación gratuita te permite asegurarte el tiro y por lo menos ya sabes que de ahí no sube. Si vas mirando a menudo, podrás ir mejorando la oferta. ¡Aunque ojo! Conviene fijarse en los que pone, además, “pagar después”, ya que simplemente con “cancelación gratuita” os podéis encontrar con la sorpresa (hablo desde la propia experiencia) de un cargo en vuestra cuenta, que tardaréis días en recuperar. Para el resto, conviene fijarse en la política de cancelación (algunos del mismo día, otros de una semana antes) y fijarse alarmas para ir anulando las no necesarias. El día que inventen lo mismo para los vuelos, ¡viviremos en un mundo mejor!

¡Me alegra pensar que alguno de vosotros podrá ajustar sus vacaciones deseadas a su presupuesto!

@ClaraLapiedra

Stress vacacional

¿Este momento no os resulta familiar?

Quería dejaros un nuevo post antes de marcharme de vacaciones. (¿Marcharme? Bueno, todavía me falta hacerme las maletas. Ufff, ¿qué me llevo? Espero no olvidarme nada… bueno, al fin y al cabo en todas partes encuentras de todo… claro que tendré que llevar algo de dinero suelto, ¡todavía no lo he cambiado! ¿A qué hora cierran el banco? Ya no llego, ya no llego. ¿La guía se la llevaba mi compi o me dará tiempo a pasar por la FNAC a comprar otra por si acaso?)

Disculpadme. Sigo.

La lista de tareas para tener en cuenta a la hora de preparar un viaje es infinita. Acumulamos semanas y meses de estrés, ruido, emails y Post-It ® anhelando que llegue el tan ansiado momento… y ya está aquí, sin verlo ni quererlo. Empieza la cuenta atrás para apurar las últimas horas preparando lo que nos acompañará en los próximos días: el equipaje. Algunos lo definen como: eso que sale perfecto (te cabe en la maleta), es escaso por definición (por más que lo prepares), vuelve sucio (en la maleta ya no cabe, ¡que alguien me lo explique!) y que tardará una semana en volver a su estado original, tras una yincana de lavadoras, secadoras y plancha.

Llegamos a nuestro destino: “Vaya, creo que el taxista nos ha timado”, “En la foto parecía mejor”, “¿Por qué supuestamente me hablan en francés y yo no los entiendo?”, “Vaya, yo creía que con VISA llegabas a todo el mundo y por lo visto es otra leyenda urbana”.

Volvemos a nuestro hogar, dulce hogar. Frente al espejo: “Uy, tendría que pedirme hora esta misma semana para cortarme las puntas”, “No tengo nada en la nevera, mañana ni desayunar puedo, con esta leche agria”, “Me parece recordar que dejé el coche en reserva”. Te acuestas pensando que mañana será otro día y efectivamente, antes de acordarte, suena un ruido espantoso que se te había olvidado: el despertador.

Llegas a la oficina, reunión en la máquina del café intercambiando experiencias vacacionales: siempre hay alguien a quien le ha dado tiempo de imprimir un fotolibro para traerlo en esa reunión. Tras tomar nota de dónde es recomendable y dónde no pasar las próximas vacaciones, vuelves a tu mesa, miras el calendario y te vienen las ganas de llorar… ¿Tanta preparación para esto? ¿Hace 30h estaba en Playidistán? ¡Que me lo juren!

Buenas vacaciones a todos ¡que no se os olvide cerrar la llave del gas!

Clara Lapiedra

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.207 seguidores