ideas-for-holidays-with-kidsPor fin llegó el calor. Se ha hecho de rogar, pero parece que ya llegó para quedarse. Y, con él, las ganas de sol, de veranito, de escapadas, de viajes. Sin embargo, puede que algunos tengamos que echar muchas cuentas antes de decidirnos a comprar algún viaje, ¿verdad? Ya sea cruzando el charco, visitando aquella capital europea que llevamos tanto tiempo deseando o incluso escapándonos a las Baleares, que no por estar cerca significan un mal plan para ir de vacaciones.

Cansada de ser bombardeada con cientos de correos de ofertas poco claras, de las cuales nunca he conseguido ver nada en claro por más que lo intente, os comparto las plataformas que suelo utilizar para planificar mis viajes, por si os pueden servir de ayuda para planificar vuestras vacaciones, especialmente si tenéis flexibilidad en las fechas y destinos.

En el primer caso, se trata de Trabber, que permite seleccionar criterios como duración del viaje, a partir de una fecha concreta o incluso sólo en fines de semana y, con o sin destino, aparecerá una lista de posibilidades ante vosotros.

Por otro lado, hace poco descubrí Skyscanner (con útil app para móviles) que no sólo permite visualizar en un calendario las mejores fechas y precios para viajar sino que te aparece un planisferio con precios donde puedes elegir destino. Importante: no cobran gastos de gestión, sino que te remiten a la plataforma de venta del operador elegido.

Para el alojamiento, aunque no os descubra nada, suelo decantarme por Booking que por algo es el número uno. Es muy útil aunque hay que ser muy cauto. La apreciada opción de cancelación gratuita te permite asegurarte el tiro y por lo menos ya sabes que de ahí no sube. Si vas mirando a menudo, podrás ir mejorando la oferta. ¡Aunque ojo! Conviene fijarse en los que pone, además, “pagar después”, ya que simplemente con “cancelación gratuita” os podéis encontrar con la sorpresa (hablo desde la propia experiencia) de un cargo en vuestra cuenta, que tardaréis días en recuperar. Para el resto, conviene fijarse en la política de cancelación (algunos del mismo día, otros de una semana antes) y fijarse alarmas para ir anulando las no necesarias. El día que inventen lo mismo para los vuelos, ¡viviremos en un mundo mejor!

¡Me alegra pensar que alguno de vosotros podrá ajustar sus vacaciones deseadas a su presupuesto!

@ClaraLapiedra