FGrauSiempre digo que cuando una persona grande es humilde, es grande por dos. Esta máxima ilustra sin duda a Francesc Grau, uno de los precursores en el entorno 2.0 desde los inicios de Internet. Y es que siempre hay un precursor, uno de esos que, en su caso, habrá tenido que escuchar muchas veces aquello de freaky, geek, nerd.. y demás otros piropos empleados por quienes no entiende de nuevas tecnologías en general. Pero le ha ido bien. Hoy en día es referente en mundial en Twitter, hasta el punto de haber sido en elegido para representar a España convocado por la NASA en 2009. Con entrada propia en wikipedia, en 2012 ha publicado su primer libro, Twitter en una semana.

P: Buenos días, Francesc. Si me lo permites, empezaremos la entrevista con fuerza e ilusión. ¿Cómo te defines?

Intento proyectarme tal y como soy: alguien que pretende juntar al máximo sus micro-espacios de felicidad, e intenta pasarlos con quienes creo mejores compañías🙂

P: Hace tiempo que te dedicas a asesorar a empresas para que entren en el mundo digital. Dudo que todavía queden detractores de ello, pero ¿podrías darnos algún ejemplo paradigmático y cuantificable, sin citar el nombre, de cómo el paso a 2.0 ha contribuido de forma sostenible al éxito de una empresa?

¡Hay innombrables! Y aunque siempre nos suenan grandes marcas y compañías, los grandes beneficiarios del denominado “2.0” están siendo las PYMES. Todas aquellas empresas que consiguen entender el medio digital y se adaptan a él en la medida en que les es posible, consiguen un retorno mucho mayor al invertido (y esto, es de lo que se trata). Nuestro país tampoco ha sido pionero en demasiadas iniciativas TIC aplicadas, como sí en otros países anglosajones, pero hay experiencias muy interesantes a todo niveles: empresas que han conseguido identificar los intereses de sus clientes en Twitter y han conseguido nuevos, hasta grupos en LinkedIn B2B, muy verticalizados en partes del negocio, capaces de atraer a los interlocutores internacionales válidos para decidir una inversión hacia la empresa que impulsaba el grupo, son solo ejemplos reales de uso de los medios sociales en organizaciones.

P: Perdona pero tengo mucha curiosidad para que me cuentes qué viviste en la NASA. ¿Qué opinión te merece la iniciativa de algunas empresas por invitar a influyentes de redes sociales para ganar proximidad con el consumidor? En un caso como el de la NASA, ¿cuál fue la finalidad del encuentro, qué objetivo perseguían?

Lo de NASA creo que fue más un gesto bien orquestrado que de una acción de influenciadores como aquí la entendemos. Sí que los que pudimos participar del evento lo disfrutamos como algo histórico que fue. Su objetivo primero era comunicar la “apertura oficial” de la agencia a los medios sociales. Hasta ese punto, sólo un astronauta (@astro_mike) tuiteaba con asiduidad. Ahora son muchos.

Las acciones con influenciadores buscan la visibilidad de la marca hacia las comunidades personales de los individuos invitados. Una acción de este tipo, la elección de los participantes es la clave de su éxito. Invitar erróneamente llevará al fracaso, por tiempo y por dinero. Si la acción está bien llevada sí creo que puede servir como herramienta para reforzar alguno de los puntos de la estrategia, en determinados momentos de la campaña.

P: A lo largo de tu trayectoria te has encontrado con numerosos casos y como yo, salvando las distancias, imagino que habrás tenido la eterna discusión acerca de si el departamento de comunicación / estrategia on-line debe colgar de dirección o bien del de comunicación tradicional, a menudo con vicios adquiridos y con cierto miedo a la incertidumbre de destapar la caja de Pandora pasando “al lado oscuro” del entorno 2.0. ¿Consideras que todavía es clave la tarea de evangelización entre los decisores de cruzar esta línea?

Cada vez sí que es más difícil encontrar empresas cuyos directivos necesites de evangelización. Aún quedan vestigios, sí; pero las posiciones decisoras son conocedoras de los beneficios del canal.

Aún así, soy de los que cree que la pata digital de cualquier marca/empresa/organización debe estar “integrada” con el Departamento de Comunicación corporativa/Relaciones Públicas de la compañía, que a su vez, debe depender directamente de Dirección General. De no ser así, cualquiera de las decisiones que se tomen sobre lo digital estarán fácilmente sesgadas, su motivación seguramente será a reacción, y sus resultados con alta probabilidad, no se ajustarán a lo deseado.

P: Pocos habrían imaginado que el poder de las redes sociales llegaría al punto de hacer replantear auténticas campañas de branding. El caso más reciente es que han tenido que cambiar el protagonista electo para encarnar a Christian Grey en el cine, con la adaptación en película de la novela “Cincuenta Sombras de Grey”. ¿Consideras que estas reconsideraciones son valoradas de forma positiva por parte del consumidor / usuario final?

¡Cualquier muestra de escucha es muy positiva! y si además va acompañada de una acción en consecuencia, no te cuento😉 Piensa que si me pones este ejemplo, es claramente porque el escenario que se da en términos generales no es precisamente este, y por este motivo puedes darme este ejemplo reciente, por su alta notoriedad. Como en todo, aunque la mayoría no aproveche el océano social como fuente inagotable de recursos de todo tipo (crowdsourcing) para la empresa, sí que hay quienes lo están haciendo: consultando sus audiencias en tiempo real, consultándoles sobre nuevos usos de sus productos, aprendiendo de su comportamiento o imaginando el futuro en nuevas tendencias. Tiempo al tiempo. Necesitamos cambio generacional en los departamentos de las empresas. Ya lo empieza a haber y estan experimentando todos estos beneficios a costes muy low-cost por su alto retorno.

P: Parece mentira haber imaginado el punto donde han llegado hoy las nuevas tecnologías, inimaginable hace tan sólo unos pocos años. ¿Qué paso significativo puedes vislumbrar?

Me niego a vaticinar. Que lo hagan los gurús. Desde mi humilde situación, sólo puedo imaginar trazas sobre tendencias que empezamos a ver:

1) El crecimiento imparable de la movilidad (tanto en gadgets como en sus softwares: GoogleGlass, SmartWatch);

2) el resurgimiento de la persona como elemento central en campos de biométrica (wearables, pantallas OrganicLED) y seguridad (Touch ID);

3) la concienciación, tanto personal como corporativa, de una realidad digital paralela que hay que empezar a reglamentar (Cyberbulling en adolescentes, Políticas de privacidad online en empresas).

P: Por último, a los lectores de tu libro, ¿podrías darnos algún consejo inédito como apéndice?

Como consejo útil y que mejora muchísimo la experiencia de uso como la productividad en la plataforma, insistiría en separar la estrategia que tengamos de información (cómo llegamos a los temas y perfiles que nos interesan) de la estrategia de relación (a quien seguimos y dejamos de seguir). Aplico esta diferenciación porque no tiene porqué coincidir que quienes nos interesa lo que publican tengamos que seguirles, siendo el seguimiento a alguien “algo más emocional” que racional. Con esto conseguimos capturar la información de manera más óptima y seguir una política relacional con usuari@s coherente a nuestros principios y valores como persona o marca.

¡Muchísimas gracias por tu tiempo! Nos leemos en Twitter.

¡Muchísimas gracias a ti, Clara, por el interés!🙂

@ClaraLapiedra