El pasado fin de semana tuvo lugar una nueva edición del Barcelona StartUp Weekend, programa que reúne a perfiles de perfil emprendedor que se unen para dar inicio a startups. Está claro que en un fin de semana no se puede hacer demasiado, aunque las horas intensas de trabajo en equipo dan para discutir detalles tan importantes en los que a menudo cuesta poner el foco, como por ejemplo definir el modelo de negocio, tener claro qué se puede hacer en la fase inicial o dejar para cuando el proyecto ya esté avanzado y qué perfiles son necesarios para la ejecución del proyecto.

Ya había participado en otras ocasiones y ésta, en el edificio del Mobile World Capital, fue espectacular. No sólo por el gran salto cualitativo en los proyectos sino por la variedad de procedencia de los asistentes, al tratarse de un programa realizado íntegramente en inglés.

Me encantó poder disponer de un tiempo limitado para aconsejar a los grupos de emprendedores fundadores, empezando por escuchar un elevator pitch del proyecto y tirando del hilo hasta tener clara una fórmula inicial de arranque. Lo más gratificante es que te agradezcan el aporte de soluciones a cuestiones que se les atragantan, probablemente porque todos sabemos que si pasamos muchas horas intensas ante un reto, eso nos priva de tomar la distancia para poder verlo desde otra perspectiva.

 Startup Weekend Barcelona

En resumen, intenté pedirles que se quedaran con tres ideas, teniendo en cuenta el punto inicial en el que se encontraban:

  • Tener claro que en el momento inicial de una startup conviene ofrecer una sola Unique Selling Proposition (USP), que nos ayudará en el pitch ergo para comunicarlo a los potenciales clientes e inversores y ayudará a validar nuestro modelo de negocio.
  • Segmentar ayudará a que nuestros recursos invertidos en captación de usuarios sean más eficaces. A tener en cuenta en este punto que no vale con invertir en la captación, sino que debemos cuidar la fidelización y la retención. De nada sirve captar si luego practiamos el overpromising y se nos van los usuarios y de su feedback se retroalimenta la rueda de aprendizaje. Es lo que se conoce como Lean Startup.
  • No siempre es necesaria una gran inversión externa para validar un proyecto. No debemos obsesionarnos con la financiación hasta que no tengamos claro que hemos maximizado el valor con los recursos disponibles y tengamos un tracking que demostrar.

Lo pasé en grande y como siempre fue muy enriquecedor poder compartir unas horas con emprendedores en momentos tan iniciales y aprender un montón de conceptos con ellos. ¡Sin duda me apunto a la siguiente edición!

@ClaraLapiedra