Este fin de semana he tenido la oportunidad de desconectar como nunca en Mallorca. Hace muchos años que veraneo en esta isla y creo conocerla bastante. Tiene algo que me atrae, que hace que cada día me guste más. Cada vez que vuelvo, me sorprendo en la puerta de embarque echando cuentas acerca de cuándo podré volver a disfrutar de unos días aquí.

S'Horabaixa

No sólo goza de playas que nada tienen que envidiar a las de muchos continentes, sino que cuenta con numeroso parajes dignos de cuento: Monestir de Lluc, Fornalutx, Sa Cartoixa de Valldemossa o los campos del interior cultivados con olivos o viñas, en los que uno se siente trasladado a la Toscana.

En esta ocasión, tuve la oportunidad de estar en el Agroturismo s’Horabaixa, en Felanitx. A priori cuando escuchamos “agroturismo” pensamos en turismo rural, pero nada más alejado de la realidad. En Baleares, un agroturismo es una categoría muy preciada que distingue a los establecimientos en fincas agrícolas, con cultivo propio de frutales y verduras, que abogan por el turismo sostenible. Todo son materiales nobles: maderas, piedra original en todas las paredes del baño, cristal, etc. En la ducha, por ejemplo, en lugar de dejar las incómodas botellas unidosis o peor, los sobrecitos con gel o champú, rellenan unas botellas de vidrio con ellos.

Se nota que son diseñadores de profesión y de vocación, pues no hay detalle que no esté pensado. Desde el mostrador con las tarjetas de visita de lugares recomendados a las lámparas del comedor, hechas con sombreros de paja. Es un lugar ideal tanto para parejas, familias como grupos de amigos ¡o bodas!

Si además os gusta el deporte, en especial correr o ir en bici, estáis de suerte. ¡Roger, el dueño, es un experto! Se conoce como nadie los caminos de la llanura mallorquina y ofrecen servicio de alquiler de bicis para que podáis seguir una ruta hecha a medida, en pareja, en familia o con Roger, mientras vuestro/a acompañante os espera leyendo un libro en la sombra o sumergiéndose en la piscina.

Paloma, por su parte, es mallorquina y conoce absolutamente cada rincón de la isla ¡y tiene planes para todos los gustos! Mercadillos semanales, calas para estar solos, calas con agua turquesa, paseo en barco. ¡Incluso a prueba de expertos! Porque a mí me descubrió algunos sitios que desconocía, después de haber veraneado en la isla durante toda mi vida.

Para los que esteis pensando en visitarlo, os dejo su página web y teléfono 971 18 30 91. Reservando de forma directa, os obsequiarán con una botella de vino que podréis degustar en la intimidad de vuesta teraza (todas las habitaciones disponen de una), debajo de cualquier palmera o durante la cena, que son para enmarcar. Ofrecen vinos y cervezas locales, de producción artesanal. También pueden organizar visitas a bodegas y un par de días por semana viene una monitora de yoga por la mañana para que no falte de nada en una escapada de desconexión.

Me supo fatal tener que volver… Si alguna vez me jubilo, que me busquen en Mallorca.

S'Horabaixa

S'Horabaixa

IMG_1773

IMG_1775