Aprovecha el verano para planificar tu nuevo reto

No sé tú, pero a mí fin de año siempre me pilla a la carrera, entre compras navideñas y planes de última hora. Nunca he sido de escribir mis proposiciones de año nuevo sólo porque lo marca el calendario. Soy más de saber interpretar lo que nuestro cuerpo nos marca, nuestro estado de ánimo, incrementando así las probabilidades de éxito.

Ya sea el lanzamiento de una startup, tu futuro profesional o escribir un libro, el verano es esa época ideal en la que solemos interrelacionarnos más con la gente, disponemos de más horas de sol y, en la gran mayoría de los casos, estamos de mejor humor. Que conste que no especifico en si gozamos o no de vacaciones durante el periodo estival, que es muy probable. Pero a menudo se dispone de jornadas reducidas, momentos que invitan a la inspiración y charlas donde podemos tantear a nuestras amistades sobre lo que nos ronda en la cabeza. ¿O me vais a decir que no lo habéis hecho nunca? En este clima de euforia, es además posible que relativicemos los problemas, las barreras, los impedimentos que podamos encontrar al que probablemente sea nuestro sueño en lo profesional.

En lo que llevamos de verano, me he encontrado con amistades que efectivamente están en pleno subidón creativo y me alegra constatar que si la primavera la sangre altera, el verano viene con un Excel en mano.

El verano es una época ideal para empezar a esbozar nuestro proyecto.

Como en cualquier proyecto, es importante empezar a pensar en qué es aquello que nos gustaría hacer, en qué creemos que somos buenos y, en segunda fase, hay que dimensionar los recursos que vamos a necesitar. Éste es el comienzo, a grandes rasgos, de lo que deberíamos ser capaces de plasmar, pues lo que no está escrito, no existe.

No tenemos la presión de que salga en una fecha en concreto, a veces puede tardar meses, pero por lo menos podremos asegurar convencidos que hay algo incipiente en marcha.

Para ello, es recomendable además hacerse con un libro que nos ayude a aprender más sobre lo que queremos ofrecer, pues sólo admitiendo que nos queda mucho por aprender podremos darle sentido a cualquier proyecto. Si de empezar se trata, ya sabéis que como buena economista y madre de familia tengo una obsesión en costes, por lo que podéis buscar en una biblioteca municipal o descargarlo on-line. Es importante llevar un control que nos vaya a permitir ceñirnos a un presupuesto, especialmente en las fases iniciales de cualquier proyecto, pues ya veremos que a partir de ese punto aparecen una serie de gastos necesarios que habrá que ir anotando para recuperar en un futuro.

Para la primera fase, es mucho conseguir hacerse con una libreta y boli (o iPad en su versión más práctica) y empezar a escribir, a dibujar, a soñar.

¡Que tengáis un buen verano!

Clara Lapiedra

Anuncios

2 Comments

  1. Totalmente de acuerdo Clara! El verano invita a planear, también a revisar como avanza tu proyecto presente y, sobretodo, a saltarse el sindrome post-vacacional porque empiezas con energia y los propósitos claros y definidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s