AMCES, Pangea, mentoring, Volkswagen, Affinity Petcare, Sanofi, Baker & McKenzie, Clara Lapiedra

¿Qué aporta el mentoring en las grandes empresas?

¿Cuánto pagarías por un sabio consejo de alguien que ha estado en tus zapatos tiempo atrás? El valor es incalculable. De hecho, yo hubiera pagado mucho, muchísimo y quién sabe dónde estaría ahora si hubiera tenido la ocasión de disponer de un mentor cuando era profesional junior.

Esta semana acudí en Pangea a la charla de grandes profesionales en empresas como Sanofi, Baker & McKenzie, Affinity Petcare y Volkswagen, organizada por la Asociación Española de Mentoring y Consultoría (AMCES), asociación en la que colaboro. En todas ellas se han implementado programas de mentoring, con gran acierto todas ellas. El debate, que tuvo como moderador a Francisco Giménez Plano, vicepresidente ejecutivo de AMCES, se desenvolvió de forma distendida y hubo una serie de líneas comunes que compartieron:

  • La clave es que la pareja formada no tenga contacto el uno con el otro en su día a día. Eso garantiza una relación naïve y libre de sesgos.
  • Es totalmente voluntario; es decir, ninguna de las dos partes es forzada a participar en el programa. De esta forma existe una mayor predisposición.
  • Es clave garantizar la confidencialidad con el superior jerárquico o colaboradores del mentee, por las posibles reflexiones que se puedan acontecer.

En cuanto a la selección de las parejas, Teresa Niubó, Directora de RRHH de Affinity Petcare, afirmó que suele hacerse de forma aleatoria.

En Volkswagen, piden un mínimo de 6 meses de antigüedad en la empresa para poder participar en el programa. Comenta Ricardo Bacchini, Director de RRHH de Volkswagen Group España Distribución, que a menudo las parejas salen de las cuatro paredes de la compañía para fomentar una mayor cercanía.

En Baker & McKenzie, según su Directora de RRHH Silvia Forés, han implementado programas de género, en que se ayuda a las mujeres a que tengan una mayor visibilidad y empoderarlas a optar por puestos superiores. En esos encuentros, como en todos lo que aplica la firma de abogados, se recoge cualquier feedback que pueda ayudar a tratar una política de mejor forma, como por ejemplo en el caso de la conciliación.

Por último, David Reyero, Senior HR Business Partner de Sanofi comenta que en la compañía se ha empezado incluso con la formación en este aspecto, en una fuerte apuesta por el programa.

El consenso actual sobre el mentoring es que tenemos ante nosotros una herramienta de gran valor, en que los conocimientos tienen la oportunidad de ser trasladados de forma intergeneracional y, en este caso, además interdepartamental. Cada vez más empresas lo implementan en sus empleados y todas se preguntan por qué no lo habrán hecho antes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *